Seleccione una Pagina

Habla con Nosotros 663.04.52.16

Guarrazar: un yacimiento rescatado del olvido

Yacimiento de Guarrazar en Guadamur

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de Guarrazar? Sin duda es una palabra que no hace falta ser arqueólogo para conocer. Y todo se debe a la historia que esconde detrás: el descubrimiento de un tesoro compuesto por un conjunto de coronas de oro y piedras preciosas pertenecientes a la realeza visigoda, algunas de las cuales pueden verse hoy en el Museo Arqueológico Nacional y en otros lugares.

Pero ¿alguien sabe dónde se encuentra Guarrazar? Y sobre todo ¿alguién sabe algo más sobre el lugar donde se encontraron y el motivo por el que fueron encontrados esos “tesoros” en ese sitio? De eso os vamos a hablar hoy.

Los inicios

No es el objetivo de este post hablar sobre cómo empezó todo. Quizá sea lo que más interese a cierto público. Si es eso lo que te interesa puedes hacer una búsqueda simple en la wikipedia o pinchar en este enlace.

Pero si que mencionaremos de pasada que, como buena leyenda, todo empezó por casualidad. Una calurosa mañana del 25 de Agosto de 1858, una mujer de nombre María Pérez (dicho sea de paso, nombre no muy propio para pasar a la Historia), tuvo ganas de hacer aguas menores, a pocos kilómetros de distancia de Guadamur. Iba con su marido en un carro por el camino que comunica Guadamur con Toledo. Se pararon y, con el fin de no ser vista, Maria se escondió cerca del camino, en lo que se conocía como las “huertas de guarrazar”.

Allí, en la tierra, en un agujero profundo, observó algo que brillaba: oro y joyas..¡en medio del campo en Guadamur! ¡Qué cosas tiene la vida! Algunos, como yo, tendrán la canción famosa metida ya en la cabeza , pero en aquel entonces, mediados del siglo XIX, de esas cosas no había. (en el vídeo puedes disfrutar de dicha canción, pero sugiero sigas leyendo).

 

El cómo ese tesoro que encontraron por “casualidad” esas personas durante el siglo XIX pasó a manos francesas (menos mal) y luego a manos del Museo Arqueológico Nacional y cómo otra parte del mismo tesoro fue entregado a la realeza española (concretamente a Isabel II) y desapareció a principios del siglo XX son misterios que no está en nuestra mano resolver. De hecho se calcula que debieron existir 23 coronas votivas de las que sólo han llegado hasta nosotros 10 y eso sólo en lo que respecta a las coronas…¿y el resto?

 

Pero esto es un hecho: si quieres ver parte del impresionante tesoro, puedes ir al Museo Arqueológico Nacional (también puedes verlo en 3D en su web) Si lo que te gusta es viajar para poder ver tesoros en territorio galo, parte de las coronas y otros elementos de orfebrería se encuentran en el Museo de Cluny. Si quieres ver lo que desapareció puedes mirar, con cierta sorpresa, algunas fotos que nada menos que J. Laurent tomó del tesoro (bendita fotografía, invento del demonio), antes de ser ¿robado? Lo puedes encontrar en la Biblioteca Nacional siguiendo estos pasos.

 

corona-recesvinto-guarrazar

Corona de Recesvinto del tesoro de Guarrazar

 

El olvido

Después del revuelo que se montó, al año siguiente, esto es en 1859, visita el lugar el académico de la História de J.Amador de los Ríos, quien por orden “regia” lleva a cabo una “excavación” no encontrando nuevas piezas de las coronas. Sin embargo si menciona el descubrimiento de la planta y parte de los muros del templo existente en la “fuente de Guarrazar”, así como numerosas sepulturas de “muy notable construcción” (El mundo Pintoresco nº17 de 24/4/1859).

A pesar de la importancia del mismo, este lugar, incluso su tesoro (a pesar de estar expuesto) caen en el olvido de la ciencia. De hecho no será hasta 1995 cuando se estudien y analicen con métodos científicos las diferentes piezas del tesoro.

Pero el lugar, el yacimiento, seguía en el olvido más absoluto, total, ya no quedaban tesoros. La maleza hizo su trabajo y los campos dedicados a la ganadería extensiva se encargaron de tapar para el futuro el lugar de los hallazgos.

Se rescata. Segunda excavación arqueológica

No fue hasta el año 2002, cuando el profesor e investigador del Instituto Arqueológico alemán Christoph Eger, lleva a cabo una intervención consistente en la excavación de varios sondeos y sobre todo en una prospección geofísica del subsuelo mediante geomagnetismo y georradar. En este enlace podéis ver su trabajo.

Gracias a estos trabajos desarrollados entre 2002 y 2005 se pudo comprobar la existencia de estructuras murarias correspondientes a grandes edificaciones llegando a la conclusión de que se trata de un extenso complejo de edificaciones visigóticas entre las cuales muy probablemente una iglesia

Este espléndido trabajo es la base del proyecto arqueológico que actualmente se está desarrollando.

Centro de Interpretación de Guarrazar

Baños y Porche techado en Guarrazar

El modelo: gestionando el patrimonio arqueológico

Fue en el año 2013 cuando enmarcado en el proyecto “Guarrazar: arqueología y nuevos recursos” y alentado por el ayuntamiento de Guadamur y organizado mediante una escuela taller, Juan Manuel Rojas dirige una serie de trabajos destinados, en principio, a contrastar las hipótesis lanzadas por Christoph Eger.

Desde entonces el proyecto ha ido creciendo y hoy en día se ha convertido en una idea global de gestión de un yacimiento arqueológico y su entorno. De hecho tiene muchas facetas: Por un lado excavar en diferentes partes del yacimiento para conocer su verdadera naturaleza.

Por otro lado estudiar su entorno, las siempre importantes vías de comunicación, los recursos que da la tierra (minas, molinos, etc), el paisaje, la naturaleza, etc. En definitiva un proyecto sostenible.

 

excavando-guarrazar

Proceso de excavación en Guarrazar

 

Finalmente difundir el patrimonio histórico, es decir, darlo a conocer a la gente. La difusión es el fin con el que Rojas ha diseñado este proyecto. Para ello ha rehabilitado una pequeña casa de aperos como acogedor centro de recepción de visitantes, ha construido dos baños de madera y ha puesto un gran porche cubierto donde planea realizar, en verano, interesantes actividades. Es decir la arqueología pasa a un primer plano como dinamizador económico del territorio mediante el turismo.

También ha creado una página web, donde podéis saber un poco más acerca del yacimiento, su entorno, los últimos hallazgos y concertar una visita.

Sin duda que Juan Manuel Rojas ha invertido mucho tiempo, esfuerzo e ilusiones en que este proyecto vea la luz y hace poco, concretamente el 28 de Noviembre de 2015 pudo inaugurar las instalaciones. Aquí podéis ver la noticia.

Nuestra visita

No es nada usual, al menos a mi no me ha pasado nunca, que la persona que dirige personalmente las excavaciones arqueológicas sea también la responsable de enseñar el yacimiento. Es, creo yo, desde mi modesta opinión, todo un lujo para todos aquellos visitantes que se acerquen a conocer este fragmento de nuestra historia.

Nosotros fuimos a hacer una visita hace poco, al comienzo del año y, a pesar del intenso frío, disfrutamos muchísimo. Vimos un grupo numeroso de personas de todas las edades verdaderamente interesadas en lo que allí se podía ver y en lo que Juanma nos iba contando.

A nosotros, como arqueólogos, sólo decir que nos deja con los dientes largos. Vemos el enorme potencial que tiene a nivel arqueológico este yacimiento que sin duda esconde muchísimas sorpresas que, esperemos, vayan siendo conocidas por todos en los años venideros.

 

2 Comentarios

  1. Fabrizio 10 febrero, 2016

    ¡Fantástico artículo !
    Muchas gracias.
    Y hablamos de Guarrazar.
    Un yacimiento que debería llevar 150 años de visitas.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>