Seleccione una Pagina

Habla con Nosotros 663.04.52.16

¿Qué hace falta para ser arqueólogo?

Arqueologos Trabajando

Hola a todos,

hace unos días recibimos un comentario de una chica en la web en el que nos expresaba su deseo de dedicarse a la arqueología y nos preguntaba qué es lo que hacía falta para poder dedicarse a esta profesión.

Buff, así a priori parece una pregunta difícil de contestar. Supongo que todos los que nos hemos acabado dedicando a esta profesión habremos tenido puertas que nos ha abierto la suerte y también escalones y dificultades que salvar.

Pues bien, como ahora nos encontramos viviendo en Ibiza con otros dos arqueólogos, desarrollando un proyecto al que ya le dedicaremos un post en las próximas semanas, decidimos sentarnos los cuatro y pensar cómo habíamos llegado nosotros a desarrollarnos profesionalmente como arqueólogos.

Hemos visto que hemos tenido muchos puntos en común desde nuestros inicios, y, aunque pueden haber cosas que han cambiado mucho en estos años (vamos siendo ya los cuatro un poco mayores), esperamos que este esquema de nuestro recorrido y las reflexiones que hemos sacado os puedan servir de ayuda.

1.- Los estudios. Formación académica.

Los cuatro estudiamos la carrera de Historia, por las ramas de Prehistoria y Arqueología o Arqueología Medieval. Ahora además de la carrera de Historia existe el Grado de Arqueología en algunas universidades como la Complutense de Madrid.

También se dice por ahí que los nuevos arqueólogos que vayan saliendo de estas carreras van a tener que realizar un máster para poder ejercer (de esto no estoy segura, nosotros no estudiamos máster, sólo que cuando acabamos, para nuestra primera dirección arqueológica, nos pidieron un aval científico de un profesor de la Universidad).

Aquí, algunos de los cuatro mencionan que fue muy importante en estos años los botellines que se tomaron en el bar (así que ya sabéis, preparar vuestra mente para estudiar y vuestro hígado para el bar).

2.- Las prácticas de campo y laboratorio durante el estudio.

Los cuatro coincidimos en esto, todo el tiempo que nos sobraba en nuestros veranos de estudiantes, además de preparar exámenes y de los típicos currillos para sacarse unas pelas, aprovechábamos para ir a excavaciones donde admitían estudiantes.

¿Con quien? ¿Dónde? Nosotros hablábamos con profesores de arqueología antes de que terminara el curso y, si no ellos, era habitual que conocieran a alguien que buscara estudiantes para una excavación en verano.

También está la posibilidad de bucear por internet, de las becas y algunas excavaciones que se publican en carteles en la facultad.

Otra cosa útil es apuntarse a seminarios y congresos donde vayan profesores o arqueólogos que estén excavando algún yacimiento que os interese (como puede ser Guarrazar). En algún momento os podeis acercar a él/ella y decirle que si admite estudiantes para la excavación (el haber asistido al seminario os hará ganar muchos puntos para que os cojan).

 

Estas prácticas son muy importantes ya que os harán tomar un primer contacto con la arqueología de verdad, empezaréis a asimilar la técnica y además os introducirá en este pequeño mundo.

Hay gente que “desaprovecha” un poco estas prácticas porque le acaba dando más importancia a la “juerga” que a aprender algo. Juerga habrá, y seguro que lo pasaréis mejor que bien (al menos ese es el recuerdo que tenemos todos de esa época) pero no os olvidéis que hay que aprovechar también a aprender todo lo que podáis, y que es una manera de daros a conocer y de demostrar lo bien que trabajáis (alguno de los contactos que hagáis en estas excavaciones de verano puede ser vuestra puerta en el futuro al mundo laboral).

Pensar que es un mundo muy pequeño y que una recomendación es siempre muy valiosa.

¿Laboratorio universitario?

Aquí hay opiniones diferenciadas entre nosotros. Los cuatro nos apuntamos también a algún laboratorio durante el curso, para estudiar materiales de algún yacimiento arqueológico que llevaba la universidad, pero dos de nosotros no aprendimos nada y los otros dos si se llevaron muy buena experiencia.

Nuestro consejo, no perdáis el tiempo lavando material durante meses si no hacéis otra cosa y no  os están explicando nada. Seguro que hay mas cosas por ahí, buscar algun laboratorio en el que realmente aprendáis cosas.

Laboratorio de Arqueologia

3.- Acabas la carrera y ¿ahora qué?

Acabas de acabar y estás un poco desorientado. Quieres trabajar de arqueólogo pero ¿cómo? Lo primero, envía tu curriculum a todas las empresas de arqueología y gestión del patrimonio que encuentres. Un curriculum chulo, bien presentado, hace mucho. Por ejemplo hay curricula tipo dossier, muy bien editados, de los que te acuerdas aunque pase el tiempo (intenta llamar la atención, igual que el tuyo las empresas reciben muchos curricula todos los meses).

Otra estrategia muy útil es tirar de contactos, prueba a comentarle a todo el mundo que estás buscando trabajo de arqueólogo: a tus profesores, a los arqueólogos con los que fuiste en verano a las excavaciones, a los compañeros que ya hayan podido encontrar trabajo en alguna empresa.Es mucho más fácil entrar de esta forma en alguna empresa

¡Inténtalo y no te desanimes!! Es un mundo un poco cerrado y a veces cuesta entrar, pero no más que en cualquier otra profesión. Casi todos nosotros estuvimos trabajando de otra cosa antes de que encontrásemos trabajo en arqueología: clases particulares, Leroy Merlin, tiendas de bolsos, de ropa,…  (lo importante, no te olvides de cual es tu objetivo y sigue luchando por él, tu momento llegará pronto).

 

4.- ¿Y después? El desarrollo de tu carrera profesional.

Una vez que empiezas también te encontrarás obstáculos que en un momento determinado te pueden hacer difícil continuar en este mundo.

En primer lugar, en nuestro caso particular, los cuatro hemos tenido una vida bastante nómada. El trabajo a veces está en un sitio y otras veces en otro y es posible que te tengas que desplazar de un sitio a otro durante años para poder ir teniendo trabajo de forma más o menos habitual (Jesús y yo, por ejemplo hemos estado viviendo en unos 13 sitios diferentes desde que empezamos a trabajar, y nuestros dos compañeros han desarrollado incluso diversos trabajos en el extranjero).

Así que ya sabes, cómprate un buen macuto porque lo vas a necesitar.

Otra dificultad que nos hemos encontrado los cuatro en estos años es que el trabajo de arqueólogo es un trabajo generalmente poco estable. Hay veces que hay trabajo y hay veces que no. Es muy dificil llegar a tener un sueldo siempre a fin de mes. Hay veces que tendrás más dinero y veces que lo pasarás un poco peor. Tienes que aprender a vivir con cierto grado de incertidumbre.

Cosas que nos parecen muy importantes:

1.- ¿Te gusta el trabajo manual?

Para el campo te tiene que gustar el trabajo manual (no, no nos estamos refiriendo a las manualidades ;)), trabajar con la tierra. Limpiar bien, tocar la tierra te será muy útil para entender la estratigrafía. Tienes que aprender a usar las herramientas correctamente para hacer un trabajo mas rápido y mejor.

2.- Estarás a la intemperie

Debes saber que el trabajo de arqueólogo es un trabajo en el que muchas muchas veces te va a tocar estar a la intemperie, con calor, un sol de justicia, frío, ventiscas, heladas matutinas. Te tiene que gustar mucho la arqueología porque a veces es un trabajo bastante duro.

Arqueologo estudiando material arqueologico

3.- De la Prehistoria a la Guerra

En el caso del arqueólogo de “gestión” o de “empresa”, como es el nuestro, al final te irás dando cuenta que vas a tener que trabajar con materiales y contextos de muy diferentes períodos. Por ello tendrás que estar en continuo aprendizaje. Literalmete vas a tener que estar toda la vida estudiando. El aprendizaje continuo es quizás lo mas bonito de esta profesión (no te deja aburrirte, siempre estarás aprendiendo cosas nuevas).

En este sentido es muy muy importante preguntar a arqueólogos especialistas de la época que tengas que estudiar, pide bibliografía, consulta, ninguno de nosotros somos enciclopedias. Es muy bueno que nos asesore quien realmente sabe.

4.- Sácate el carnet de conducir

Sácate el carnet de conducir en cuanto puedas, te abrirá muchas puertas pues buena parte de los estudios arqueológicos que hay que realizar están en medio del campo o en sitios bastante inaccesibles. Tener esa libertad de movimiento te va a venir muy bien.

5.-Se tecnológico

Un último punto que se nos ocurre tiene que ver con la tecnología, el diseño y la informática. Vas a necesitar trabajar con gps, estaciones totales, cartografías, sig, autocad, bases de datos, programas de diseño…empieza a interesarse por todo esto, los arqueólogos comúnmente tenemos que “guisárnoslo y comérnoslo” nosotros solos y viene bien manejarse un poco con estas cosas para poder realizar nuestros estudios.

¿Diseño por qué? Un buen trabajo mal presentado puede parecer un trabajo regular y un buen trabajo bien presentado se convierte en un trabajo excelente.

En fin, que mucho ánimo y a trabajar duro por lo que queráis ser.

Saludos desde Ibiza! (algo bueno tiene que tener esta vida nómada que tenemos)  😉

 

Ahh y por supuesto…déjanos tu comentario, ¡lo agradeceremos enormemente!